Get Adobe Flash player
Inicio

Argentina: preocupa la piratería digital

Notio - Argentina - 3/05/2011

 

El secretario de Prensa de la Fundación El Libro, Carlos Pazos, afirmó que "en julio de 2010, el sitio Amazon vendió por primera vez en su historia más ebooks que libros impresos, a pesar del incremento de las ventas de estos últimos", y agregó que "por cada 100 libros en papel, se alcanzaron 120 electrónicos".

 

"La estimación de las ventas acumuladas por Amazon hasta hoy alcanza ya los 150 millones de libros electrónicos", dijo Pazos y subrayó que "durante la presentación del iPad 2, la empresa Apple anunció que la iBookstore vendió bajo descarga 100 millones de libros".

 

"Pero la amenaza de la piratería en el libro electrónico es uno de los principales temores del sector editorial", remarcó el directivo de la Fundación, para destacar que el Observatorio de Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos Digitales de España "estimó en el primer semestre de 2010, que más de 35 por ciento de los libros digitales fue copiado, lo que evidencia un notable incremento respecto a los arrojados seis meses atrás, cuando dicha tasa se situaba en 19,7 por ciento".

 

Pazos participó en el panel "El libro electrónico y la gestión de sus Derechos", junto a Federico Mollevi, a cargo de la Dirección Nacional del Derecho de Autor, que depende del Ministerio de Justicia, y Carlos Fernández Ballesteros, directivo de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, OMPI.

 

El secretario de Cultura, Jorge Coscia, figuraba como orador de la jornada organizada por la Comisión Argentina de Derechos de Autor (Centro de Administración de Derechos Reprográficos (CADRA), y tampoco envió las explicaciones de su ausencia a los responsables del encuentro.

 

Mollevi hizo hincapié en el papel fundamental de la "enseñanza" a los jóvenes secundarios y universitarios acerca de la negatividad de "la piratería y de tener cosas apócrifas".

 

Al respecto, dijo que en las charlas que lleva a cabo la dirección de Derechos de Autor con adolescentes "que nacieron y se criaron con internet", ellos "entienden que está mal robar, pero no consideran que "bajar música de internet, copiar un libro sin pagar derechos de autor, o comprar un CD o DVD en la calle es ser cómplices".

 

"A veces la gente dice: 'qué genio, cómo canta', y a muchas personas no les parece mal bajar música o comprar un CD trucho, no entienden que es algo ilegal", dijo, y explicó que el problema "hay que enfrentarlo y no valorarlo o juzgarlo, y tampoco decir si es bueno o malo".

 

El uruguayo Fernández Ballesteros afirmó que actualmente "todo ha sido desfigurado por la tecnología digital, es un cambalache, como decía Discépolo, está todo entreverado".

 

Hizo un repaso del nacimiento de los acuerdos y tratados para la defensa de la propiedad intelectual y derechos de autor, desde "1616 con el acuerdo entre Garcilaso y Shakespeare", hasta la llegada de las leyes nacionales e internacionales, que sancionan a quienes bajan contenidos que están protegidos en internet".

 

"Se dice que la ley de Propiedad Intelectual criminaliza la actividad 'inocente' de estudiantes y docentes que bajan textos y música por Internet", dijo, para agregar que "eso me hizo pensar en una publicidad de Uruguay de un cementerio privado que nos llaman a que vayamos allí, que vamos a tener todas las comodidades".

 

Graficó además sobre los perjuicios económicos que "en 2010, los editores españoles perdieron por piratería 400 millones de dólares y en 2012 se va a contar que 'hubo una vez una industria literaria española'", ironizó